Animales domésticos y bebés

IMG-20170829-WA0002.jpg

Muchas veces, cuando una mujer se queda embarazada y si esta tiene animales domésticos, las parejas se plantean que va a pasar cuando llegué el niño o la niña en la familia. Tal y como os expliqué en la entrada en la que explicaba quienes eramos, nuestra familia peluda es extensa, ya que tenemos un perro y tres gatos.

Tanto Maria como yo, siempre nos criamos con animales. Maria con perros y gatos y yo con perros. En mi casa tuvimos dos perros: Micky, un mastín extremeño que pesaba cerca de 25 kilos y Chulín un terrier ratonero que fue mi más fiel compañero de juegos. Y desde siempre tuvimos claro que Kanay, si las alergías nos lo permite, se criara con perros, gatos o ambos.

Durante todo el embarazo la Mamá de Kanay y yo nos cansamos de escuchar que teníamos que tener cuidado con el resto de los miembros peludos de nuestra familia. Que si el perro cogería celos y atacaría al bebé, que si los gatos eran muy traicioneros y en el momento menos pensado arañarían y harían daño al bebé y mil plagas bíblicas más que transmitirían nuestros hijos peludos a la niña. Pues bien, dos meses y medio después del nacimiento de Kanay ni los gatos ni el perro han atacado a Kanay. Al contrario, tanto el perro como los gatos adoran a Kanay y en todo momento desean estar al lado de la niña.

En nuestro caso seguimos varias estrategias para preparar al perro y a los gatos la llegada de Kanay. Las acciones que realizamos fueron:

  • En el momento de que el Predictor salio positivo, se lo enseñamos a los 4 animales. No todos tuvieron la misma reacción, ya que los machos (un gato y el perro reaccionaron muy bien) y las hembras (dos gatas) salieron huyendo. La cosa no pintaba demasiado bien con las hembras.
  • Cada vez que entraba cualquier nuevo elemento para la bebé, se les enseñaba y se les dejaba olerlo. En el momento que entró el carrito paseamos a todos los animales con el mismo y cuando se montó la cuna, se les dejó entrar.
  • En el momento que nació Kanay, cuando fui por primera vez a casa llevé un pañal y se lo di a oler a todos los animales. El perro se volvió loco con esa nueva olor, los gatos se mantuvieron indiferentes.
  • Cuando salimos del Hospital y llegamos con Kanay a casa, subimos a buscar al perro y lo sacamos a pasear. Presentamos a Kanay en la calle y fuimos a pasear con él.
  • En ningún momento hemos impedido que los animales se acercaran a Kanay. Si son animales sanos y de casa no le puede transmitir ninguna enfermedad. Kanay hizo sus primeras sonrisas con Marron, el gato que le cuida cada mañana y se restrega dándole los buenos días.
  • Aprovechando los conocimientos de la Mamá de Kanay, tratamos a los peludos con Flores de Bach para minimizar los miedos y los impactos de los cambios.

Espero que con esta entrada, haya quitado ciertos miedos que todos tenemos con los animales domésticos. Los animales domésticos y los bebés pueden ser grandes amigos y pueden llegar a ser como hermanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s